Bernardo Alejandro Guerra a un paso de ser sancionado

Bernardo Alejandro Guerra deberá comparecer este jueves, a las 8 y 30 de la mañana, a una audiencia en la Procuraduría General de la Nación tras una investigación en su contra por injuria y calumnia que le interpuso el coronel Wilson Pardo, quien fue comandante de la Policía Antioquia hasta mediados del 2017.

En abril de este año, Bernardo Alejandro Guerra acusó al oficial de pertenecer a una banda criminal de Medellín, afirmación que repitió por lo menos en tres ocasiones ante los concejales, los periodistas presentes y el público que estaba en las tribunas.

“Coronel Pardo, ¿usted está al servicio de quién?, ¿De qué organizaciones criminales? ¿A nombre de qué organizaciones criminales trabaja?, le dijo el Concejal de Medellín al oficial, en medio de un debate sobre el orden público en la ciudad y cuando hacía denuncias sobre el levantamiento de parte de su esquema de seguridad y el envenenamiento de unos perros en su casa finca.

Responsablemente, el coronel Pardo no contestó en medio del agitado debate, pero inmediatamente se presentó ante la Procuraduría General de Antioquia y presentó una queja disciplinaria en contra del Concejal Bernardo Alejandro Guerra “por las acusaciones temerarias en su nombre”, las cuales afectaron su “honra y buen nombre” en “comportamientos que se tipifican como injuria y calumnia”, según se lee en la denuncia.

Estas acusaciones, quedaron grabadas en la transmisión que se hace por el canal de video del Concejo de Medellín, las cuales fueron masificadas a través de internet.

“Con fundamento en lo anterior, la presunta falta disciplinaria en la que pudo incurrir el doctor Guerra Hoyos, provisionalmente, el despacho califica como GRAVE, a título de DOLO”, se lee textualmente en el oficio remitido por la Procuraduría.

La notificación de la Procuraduría a Bernardo Alejandro Guerra se expidió el 22 de noviembre y en ella se citó la audiencia para el día 28 de diciembre, advirtiendo el despacho que el abogado defensor del Concejal “no suministró ningún dato – ni dirección, ni teléfono ni correo electrónico- para informarle de la emisión de esta providencia”, se lee en el texto del documento oficial.

La falta del concejal Bernardo Alejandro Guerra podría acarrearle una sanción de un mes a un año de suspensión de su cargo. Si en las otras demandas que tiene pendientes se llegara a una sanción similar, sería inhabilitado para ejercer cargos públicos por varios años.

No Comment

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *