El Jodario denuncia peligros del Servicio Geológico

Dos temas carnudos cuentan Gardeazábal en El Jodario. Uno las irregularidades del servicio geológico colombiano y dos las inconsistencias del Banco de la República.

Para El Jodario es preocupante que no se cuente con un geólogo que en la noche preste el servicio de alerta, si hay un temblor o sismo en Colombia.

Y también crítica que el Banco de la República dé bandazos sin fijarle un rumbo cierto y claro a la economía.

Éste es El Jodario, de Gardeazábal, para Ruta Noticias.

El Jodario: Horas Nocturnas.

El Servicio Geológico Colombiano tiene instalado un servicio de alerta preliminar, automático, para registrar los temblores nocturnos, cuando frente a sus sismógrafos no existe algún geólogo que los interprete. Así lo advierten en titular gigante al comienzo del informe, y así se queda por horas, hasta cuando llegue el geólogo del turno de la mañana ya sea de verdad o de mentiras el sismo.

Eso había sucedido hace unos meses y yo lo denuncié a través de mis cuentas de twiter y de face, pero no seguí averiguando porque obviamente, como el pecado es cobarde, los directivos del Servicio Geológico Colombiano no dieron ninguna explicación.

Pero el pasado día 27 hacia las 9 y 15 de la noche apareció el aviso preliminar de un temblor registrado con 4.9 en inmediaciones de Cumbal e Ipiales y aunque se advertía claramente que era automático y que no había sido revisado por geólogo, permaneció allí colgado hasta la mañana siguiente aunque no hubiese sucedido. Como tuve la precaución de revisar medios de comunicación, y hasta de llamar a un par de amigos de Ipiales y Pupiales y me negaron haber sentido el temblor, comprobé que algo está pasando en el SGC.

La verdad es que el sismo fue de 5.0 y registrado por el servicio geológico ecuatoriano frente a Guayaquil, que es muchos kilómetros más abajo de donde lo situó el colombiano. Por consiguiente o calibran bien el aparato automático o la seguirán embarrando. Pero lo más grave, me sopla un pajarito barranquero, es que dizque no tienen ni van a tener presupuesto en el Servicio Geológico para pagar horas nocturnas a un geólogo .En otras palabras, si vuelve a temblar de noche, nos jodimos y a esperar hasta el otro día.

El Jodario: Los mareos del Banco de la República.

En Colombia hay cosas que no se saben, otras que se saben a medias a través de las redes que las filtran o las soplan y unas que no queda más remedio que imaginárselas para poder entender a cuál sitio quiere llevar al país. Por estos días hemos tenido un ejemplo de ello en nada más ni nada menos que el Banco de la República.

Esa institución sólida de la vida económica nacional, que después de la Constitución del 91 cobró tal independencia que ni la presencia del ministro de Hacienda en su junta directiva puede hacerla cambiar de criterio, está por estos días dando lo que muchos analistas de mercado llaman bandazos y, con una política muy cambiante, sube o baja las tasas de interés impidiendo a los proyectistas del mercado financiero nacional hacer previsiones a más de 30 días.

No tengo ni idea que tan grave resulte esto para la economía de un país que volvieron petrolero sin serlo, al que le prometieron unas locomotoras de desarrollo que nunca salieron de la estación y al que pusieron a depender su PIB de la agricultura que se salvó por los subsidios. Pero si en el mundo bursátil se ve perdiendo peso a la Bolsa de Valores y se oyen voces para salvarla, agregarle este dolor de cabeza del Banco de la República, no deja de ser preocupante hasta para un ignaro como yo. Mas como al mismo tiempo se filtró por redes de la guachafita de los empleados del Banco el día en que se reunía la Junta, para protestar tal vez por los salarios que reciben y el trato de que son merecedores del señor Director de la institución, mi olfato de campesino irredento me dice que allá adentro están pasando cosas que habrá que imaginarse, tales como un mareo pasajero.

No Comment

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *