El Jodario felicita a Federico Gutiérrez

El operativo donde la Policía y la Fiscalía capturaron a 100 extorsionistas en Medellín, llevó a una felicitación de Gustavo Álvarez Gardeazábal, en El Jodario, para el alcalde Federico Gutiérrez.

Para El Jodario, fue desconcertante que los medios nacionales y muchos regionales no le dieran suficiente crédito al alcalde paisa, por una acción policíaca que demostró que sí se puede luchar contra el crimen.

Este es El Jodario, de Gardeazábal, para Ruta Noticias:

El Jodario: Federico.

Los medios se negaron a destacar una de las acciones más arriesgadas pero contundentes del alcalde de Medellín, Federico Magnus. Como debería decir su abuela Gutiérrez, el alcalde cogió el toro por los cachos. En una acción conjunta, con Fiscalía y Policía, pudieron demostrarle al tolerante esquema social de Medellín que los extorsionistas si se podían localizar, perseguir y meter a la cárcel.

Fueron más de 100 extorsionistas los judicializados en demostración de que en Medellín cobran porque los buses vayan o vengan a alguna de las comunas. Cobran para autorizar la venta de un producto en las tiendas, o para que los muchachos entren a una cancha o para que los vendedores ambulantes pongan sus cherebecos en los andenes debajo de la estructura del Metro.

Obviamente esos ciento y pico de extorsionistas que el alcalde de Medellín pudo detener ante los ojos de toda la ciudadanía y el silencio de los medios nacionales y aun de muchos locales, son apenas una centésima parte de todos los extorsionistas que, siguiendo la “Cultura del Avispado” que ha descrito tan perfectamente el rector de Eafit, Juan Luis Mejía, entronizaron un negocio de amenaza, camuflado de protección, y lo fueron dejando crecer. Con el cuentico de “pague si quiere vivir tranquilo “, los choferes y tenderos, amas de casa y estudiantes de escuelas y colegios, cuando no sus padres de familia, y los vendedores ambulantes, dejaron crecer esa zozobra en Medellín, la volvieron habitual y la entronizaron como elemento distintivo de una ciudad. Federico se ha atrevido. Debe seguir adelante almacén por almacén, negocio por negocio, bus tras bus, buscando al que cobra para dejar trabajar honradamente.

El Jodario: Los odios del ministro Cárdenas.

Por estos días, cuando el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas saca pecho explicando en que consiste el manejo de las inversiones, hasta por un 50% de los impuestos anuales, de los contribuyentes de la DIAN en obras de desarrollo manejadas por consorcios privados en zonas de guerra ( ZOMAC),los habitantes de la montaña central vallecaucana, de Bugalagrande y Tuluá fundamentalmente, han comprobado que fue el odio enfermizo que el ministro sufre por ese rincón de la patria lo que llevó a que su despacho eliminara de las Zomac esa región tan azotada por todas las guerras desde 1948. ¿Podría explicarnos el ministro, o su siquiatra, que le causa ese estado de conmoción dañina contra tales municipios vallecaucanos?.

El Jodario: La hora de las definiciones.

Se les acaba el tiempo a los izquierdosos de la triple alianza (Claudia, Fajardo, Robledo) para escoger cuál de los tres va de candidato a las elecciones presidenciales de mayo. Hay quienes apuestan porque cada uno irá por separado respaldando listas al Congreso en marzo y la que más votos saque indicará el candidato. También se les termina el plazo a los 5 precandidatos uribistas, que tienen la posibilidad de ser medidos por la triple encuesta que se realiza por estos días, o simplemente seleccionados o descabezados por el expresidente Uribe, quien al sacar del ring a Zuluaga y Ramos demostró que no le falta entereza para tomar determinaciones.

El Jodario: La Policía vuelve a mostrar el cáncer que la corroe.

Dos episodios sucedidos esta semana volvieron a mostrarle al país que el problema de la Policía no es de los tomates podridos de que habla el vicepresidente Naranjo (porque el general Nieto ya ni modula), sino profundamente estructural. En Barranquilla el asesinato del comunicador social Alzamora por una banda que resultó comandada por un policía que estaba suspendido por mal comportamiento. Y en Cali, el joven de 16 años que resultó quemado por un auxiliar de policía que lo custodiaba en la estación de Los Mangos, cuando le arrojó solución y después le prendió candela, nos recordaron a los colombianos que nunca se supo cuál fue el resultado de la pomposa comisión que analizaba las fallas gravísimas de la Policía y que Santos nombró con tanta bullaranga.

No Comment

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *