El oso de anteojos ya está protegido

El oso de anteojos, de sólo dos meses de vida, recuperado en la zona rural del Municipio de Remedios, Antioquia, ya se encuentra en Medellín para ser evaluado por biólogos y médicos veterinarios, y para recibir los cuidados propios de una especie silvestre.

El hogar provisional del oso de anteojos será el zoológico Santa Fe, donde el personal competente evaluará su estado de salud y nutricional, así como su talla y peso, para luego estructurar su dieta y sus pautas de comportamiento.

“El objetivo es que este individuo empiece a desarrollarse en las condiciones más cercanas a su hábitat natural. La idea es hacer una evaluación permanente de cómo va evolucionando, y esperar la decisión de las autoridades ambientales sobre su resocialización y liberación”, afirmó Iván Gil, director del Parque Zoológico Santa Fe.

El osezno pudo ser rescatado en los límites del sur de Bolívar y el municipio de Remedios, en la Serranía de San Lucas. A pesar de la precaria alimentación que había tenido el animal durante las últimas semanas, el diagnóstico veterinario inicial determinó que el pequeño oso podía ser trasladado a la ciudad de Medellín para lograr corregir sus hábitos alimenticios y rehabilitar su comportamiento natural, pues el oso ya había entrado en una fase de amansamiento.

El oso de anteojos había sido encontrado y extraído de su hábitat natural por miembros de una familia campesina que aseguraron que lo encontraron solo en el bosque y que decidieron acogerlo para su protección.

Por su parte, el director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá agregó que “lo que sucedió con el osezno tiene que ver con cómo estamos protegiendo nuestros ecosistemas. Y si estos se van deteriorando con procesos como la deforestación ilegal y acelerada, serán varias las especies que comenzarán a desaparecer.”

“Este oso de anteojos recuperado en el Municipio de Remedios es hoy un ícono de libertad y de la no tenencia de esta fauna silvestre, que cada vez más está en riesgo de extinción. Muchas personas ignoran que estos animales no se adaptan a nuestras condiciones de vida por más que se les trate de ofrecer una vida digna. Este osezno se convierte, entonces, en un referente para recordar que nuestro hogar nunca será su hábitat. Los queremos libres, y esperamos que este osito pueda ser recuperado y resocializado para volver a su hogar natural” concluyó Eugenio Prieto, Director del Área Metropolitana.

De las ocho especies actuales de osos en el mundo, el oso andino (Tremarctos ornatus), también conocido en el país como oso de anteojos habita Suramérica desde Venezuela hasta Argentina.

En nuestro país esta especie ocupa ecosistemas que le brindan las condiciones necesarias para vivir, y que son precisamente de las zonas que sufren mayor transformación pues es en estas áreas en donde se concentra un porcentaje significativo de la población.

No Comment

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *