Gracias por tocarme los huevos, dice el Pibe Valderrama

En lo que muchos están llamando como la más genial publicidad del año, Carlos el Pibe Valderrama le agradece a Michel González que le haya tocado “los huevos” durante un partido de fútbol, lo que le permitió al jugador samario saber que no tenía cáncer de testículos.

El comercial hace parte de una campaña liderada por la revista Líbero, en España, que busca que los hombres palpen sus testículos y, ante el menor dolor, acudan al médico. Igual a la campaña que existe para que las mujeres prevengan el cáncer de seno practicándose autoexámenes constantes.

En una estrategia muy creativa, el Pibe Valderrama recuerda que el 8 de septiembre de 1991, durante un partido entre el Real Madrid y el Valladolid, el defensa Michel González tocó sus testículos en tres ocasiones, buscando que se alterara y se hiciera expulsar del partido.

“Durante mi carrera he vivido muchos momentos importantes, pero hay uno que me marcó. No sentí dolor, pero sí un poco me emputé. Si hubiera sentido dolor tenía que haber consultado a un médico”, dice el Pibe Valderrama mientras ve en una pantalla la polémica jugada.

“Por eso querido amigo quería darte las gracias por haberme tocado los huevos en tres simples pasos”, agrega el Pibe Valderrama y señala como cada hombre debe tocar uno a uno los testículos para estar tranquilo con esa enfermedad.

Ese 8 de septiembre de 1991se disputaba la segunda fecha de la Liga de España y Valladolid, con René Higuita, Leonel Álvarez, Carlos ‘El Pibe’ Valderrama y Francisco Maturana, como DT, visitaban en el Santiago Bernabéu al Real Madrid, equipo con el cual perdieron 1 a 0.

“Valderrama es una gran profesional. Es muy difícil no reaccionar a un acto como el que le tocó vivir”, dijo Johan Cruyff al preguntársele sobre la polémica jugada.

El comercial finaliza con una frase sencilla pero efectiva, palpa, repite, comprueba, aprende como hacerte un autoexamen en www.tocatelasconfutbol.com.

Y luego sale el Pibe Valderrama añadiendo un “Gracias Michel” mientras sonríe pícaramente.

No Comment

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *