Los Van Camps no deben ir a la mesa

Los tarros de atún Van Camps que el Invima descubrió tenían una alta dosis de mercurio estaban siendo comercializados en Boyacá y fueron localizados y confiscados, mientras “se realiza un estudio sobre el consumo de pescado entre los colombianos”, dice la entidad estatal Invima.

Como todo en Colombia, el estudio se hace muchos años después de ser creado el Invima y cuando ya deberían existir evaluaciones sobre la contaminación de los productos que consumen cada día los colombianos.

La alerta sobre ese lote de atún Van Camps, contaminado en un 40 por ciento por encima de lo recomendado, se dio el pasado 12 de septiembre y solo un mes después se supo que estaba en almacenes y comercios de Boyacá. Sin que se tenga claridad cuánto se consumió por parte de los compradores y si se buscará a los consumidores para trata de determinar posibles consecuencias sobre su organismo.

Aclarándose eso sí que el mercurio actuaría sobre el organismo ante ante altas dosis de consumo y no sobre pocas porciones ingeridas por el ser humano.

Se cree que la minería ilegal y su alto consumo de mercurio para la extracción de oro tienen en alto riesgos los ríos colombianos, los cuales desembocan luego al mar con sus dosis de toxicidad.

Esta es el boletín del Invima sobre el atún Van Camps:

“El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, aclara la información que está circulando en los medios de comunicación sobre el concepto no conforme de una muestra de Lomitos de Atún en agua, marca Van Camps.

El Invima aclara que en el desarrollo de sus planes rutinarios de muestreo a productos procesados, evidencio que una muestra del Lote X1193 40201-060 de Lomitos de Atún en agua, marca Van Camps, presentaba un contenido de mercurio superior al permitido en la normativa colombiana (resultado de 1.39 mg/kg, mientras que el límite máximo permitido es de 1.0 mg/kg). Así, el Invima procedió, con ayuda de las Secretarias de Salud Departamentales, a la búsqueda y decomiso del lote en mención.

Es importante mencionar que los riesgos del mercurio para la salud humana (efectos negativos en fetos o en el sistema nervioso en desarrollo de un niño pequeño) no están asociados al consumo de una porción única de pescado con excedencias de mercurio, sino al consumo crónico de pescados y mariscos (cantidad de pescado y marisco que se coma, y niveles del mercurio en el pescado y el marisco consumido).

Así, el Invima y el Instituto Nacional de salud se encuentran realizando un estudio sobre el consumo de pescado en la población colombiana, que permitirá emitir recomendaciones claras sobre niveles máximos de consumo y riesgos potenciales para la salud. Esto, teniendo en cuenta que el pescado y el marisco contienen proteínas de alta calidad y otros nutrientes esenciales incluyendo ácidos grasos omega-3 y que una dieta equilibrada que incluya pescados y mariscos puede contribuir a la salud cardiaca, y al crecimiento y desarrollo adecuado de los niños.

El Invima seguirá realizando de manera trasparente y comprometida sus actividades de inspección, vigilancia y control con el propósito de salvaguardar la salud de los consumidores colombianos”.

1 Comment

  1. 30 Agosto, 2017 at 11:58 am — Responder

    🙂

    Muy motivante tu artículo y hay demasiadas cosas que no conocía
    que me has aclarado, esta genial.. te quería reconocer
    el periodo que dedicaste, con unas infinitas gracias, por aconsejar a personas como yo jojojo.

    Saludos

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *