Mao Molina, el ídolo rojo dice adiós

Mauricio Mao Molina anunció su retiro de las canchas esta semana, después de 20 años de buen fútbol y de darle campeonatos a equipos de Argentina, México, Paraguay, Serbia, Corea y Colombia, donde con sus goles hizo campeón al Poderoso DIM.

En su anuncio, Mao Molina no se guardó las lágrimas y a la vez el Deportivo Independiente Medellín confirmó que en la ida de la final de la copa Águila se le rendirá un homenaje al volante que se convirtió en uno de los máximos ídolos del equipo.

Allí, los jugadores usarán una camiseta conmemorativa que lleva el lema “Yo lo vi jugar”. El sueño de Mao Molina y de los hinchas rojos, es que el número 20 se retire con el título de la copa, que sería el tercer trofeo que levantaría con el DIM. El final de la carrera de Mao llegará en diciembre, cuando la presente temporada culmine.

La carrera de Mao cumplió veinte años precisamente en 2017. Debutó en Envigado y sus buenas actuaciones lo llevaron no solo a Santa Fe, sino también a la Selección Colombia, con la que fue campeón de la Copa América en el 2001. Pero fue en el 2002 cuando llegó al equipo de sus amores y se convirtió en una pieza clave para que volviera a ser campeón luego de 45 años. En Pasto, Molina anotó el gol que sentenció la serie a favor del DIM a través de un tiro libre que quedó marcado en la memoria de aquellos que, por décadas, soñaban con que el Poderoso bordara la tercera estrella. Mao fue determinante para cumplir ese sueño que a muchos no les alcanzó la vida para cumplir.

Luego de su paso por equipos de Argentina, México, Paraguay, Serbia, entre otros, llegó al Santos de Brasil donde se ganó el cariño de la afición y fue mentor del que se convertiría en el fichaje más caro de la historia, Neymar Jr.

Luego Mao Molina se fue al fútbol Coreano, donde ganó la Liga de Campeones asiática con el Seongnam Ilhwa Chunma en el 2010, por lo que pudo jugar el mundial de clubes, en el que fue goleador. En ese país también jugó en el Seúl, equipo en el que, al igual que el DIM, se convirtió en ídolo con dos títulos y sus goles de fantasía.

Cuando se supo que no continuaría en Corea, dos hinchadas pidieron a gritos su retorno: la del Santos y la del DIM, pero Mao se inclinó por el quipo por el cual hincha, y en diciembre de 2015 se confirmó su regreso. En tan solo seis meses, dio otra vuelta olímpica con el rojo.

La historia de Mao Molina con el DIM aún tiene un capítulo por escribir, el de la Copa Colombia, el equipo de su mano, buscará darle esa segunda conquista a los hinchas y cerrar una era de gloria del 20 con el Equipo del pueblo.

No Comment

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *