Regresó colombiano repatriado de China

Juliana López y Juan Esteban Marín trabajan en la cárcel.

Harold Carrillo Sánchez, un taxista que se fue al extranjero cargado con estupefacientes y que creyó que así resolvería sus problemas, regresó hoy a Colombia repatriado de China, donde estaba condenado a pena muerte.

Otros 13 nacionales se quedaron allá en el mismo pabellón esperando la fatídica sentencia.

En su caso, el Gobierno chino autorizó su salida del país sólo por cuestiones humanitarias.

En marzo de 2010 Harold se despidió de su esposa y sus dos hijos advirtiéndoles, según ellos, que haría un breve viaje dentro de Colombia.

En febrero del año siguiente la Cancillería lo reportó como uno de los colombianos presos en China por narcotráfico, fue detenido con casi dos kilos de coca, y en agosto el Gobierno informó que fue condenado en un breve juicio a pena de muerte.

Debido a que Colombia interpuso acciones legales, su pena fue aplazándose, pero su suerte no era tanta. En enero del 2014 logró que lo atendieran por los múltiples dolores que tenía y le diagnosticaron cáncer de garganta.

En China están presos cerca de 140 colombianos, la mayoría por narcotráfico, entre ellos Juliana López, una modelo y presentadora de televisión, y Juan Esteban Marín, su exnovio.

Los muchachos hacían su segundo viaje a ese país y fueron detenidos en julio de este año. Ella por presuntamente tratar de ingresar droga a ese país en un computador portátil y él algunos días después.

Loa jóvenes esperan su juicio y mientras tanto “las autoridades chinas los tienen armando celulares en la prisión. El gobierno no permite que nadie esté sin hacer nada en las cárceles y los tienen trabajando pegando piezas y armando celulares mientras les definen su real situación. Están con el cabello muy corto y el pago que les dan por armar celulares lo tienen que utilizar para comprar las cosas higiénicas”, dijo a Ruta Noticias una persona que constantemente habla con la familia.

En declaraciones a la radio, funcionarios del gobierno colombiano advirtieron que la liberación de Harold Carrillo Sánchez se debió a lo avanzado de su diagnóstico médico, pero que su situación es la de un preso condenado y por tanto será el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, la entidad que defina dónde y cómo cumplirá su pena de cárcel.

Carrillo legó al país acompañado de un médico y dos guardianes colombianos, quienes viajaron con él desde la República Popular de China.

Este es el comunicado de la cancillería sobre el colombiano repatriado:

“Sin eventualidades transcurrió el proceso de repatriación humanitaria del señor Harold Carrillo Sánchez desde la República Popular China.

“Desde que despegó del aeropuerto de Guangzhou (China) estuvo permanentemente con los dos custodios del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) que viajaron para recibirlo, y con un médico que fue dispuesto por la Cancillería colombiana para acompañarlo durante todo el trayecto, con el fin de atender cualquier eventualidad de salud que pudiera registrarse en el traslado.

“Según el más reciente reporte entregado por el médico que lo acompaña, el señor Carrillo estuvo estable y no requirió asistencia especializada durante el trayecto.

“Atendiendo el procedimiento fijado por el Inpec para el traslado de un connacional privado de la libertad, y siguiendo los protocolos establecidos de esta institución, el señor Carrillo solo fue recibido en el aeropuerto por un grupo de delegados de las entidades que intervienen en el proceso de repatriación, y por el equipo médico dispuesto para su evaluación.

“La información sobre el encuentro que pueda tener con sus familiares, el lugar a dónde será trasladado y los temas relacionados con el cumplimiento de su condena en el país, son resorte del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) y del Ministerio de Justicia y del Derecho.

“Esta repatriación humanitaria ha sido posible gracias a gestiones realizadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores, a través de la Dirección de Asuntos Consulares, Migratorios y Servicio al Ciudadano, de su Embajada y de sus consulados acreditados ante el Gobierno de la República Popular China, el Ministerio de Justicia y del Derecho y el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec)”.

No Comment

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *