¿Santos dirigirá la Policía Antioquia ?

El exjefe de seguridad del Presidente Juan Manuel Santos, el Coronel Carlos Mauricio Sierra Niño, asumió la dirección de la Policía Antioquia, en momentos en que este es el único departamento donde se cuestionan la logística, ubicación y establecimientos de las zonas de asentamiento de las Farc, el manto de misterio que hay sobre ellas y sobre la implementación del proceso de paz.

Además, es la zona del país desde donde se coordina la oposición política a los acuerdos de Santos y las Farc y se hacen los más fuertes cuestionamientos a todo lo que ha significado ese proceso de paz.

El nuevo comandante de la Policía Antioquia viene de las entrañas del gobierno. Primero como jefe de seguridad de Santos y segundo como secretario privado del ex general Oscar Naranjo en todos los cargos que este ocupó en la Policía. Naranjo es hoy vicepresidente de la República.

El coronel Sierra Niño viene de la agregaduría de la Policía en la embajada de Colombia en Chile, cargo que asumió después de ser el jefe de seguridad de Santos y allí había llegado tras su paso por la Dipol, el departamento de inteligencia de la Policía donde se especializó, de la mano de agencias de Estados Unidos y Gran Bretaña, en inteligencia electrónica.

Su llegada a la Dipol sirvió para “bajarle la temperatura” a una agencia de la Policía que estaba inmersa en un escándalo nacional, ya que en los años 2014 y 2015 se le acusó de interceptaciones y seguimientos a periodistas bogotanos.

Por su parte el comandante de la Policía Antioquia saliente, el coronel Wilson Pardo, asumirá en Bogotá el cargo de subdirector de la Dijin, cargo al que llega por lo méritos logrados en Antioquia, donde enfrentó a grupos de narcotraficantes, guerrilleros y bandas delincuenciales.

Durante el mandato del coronel Pardo en la Policía Antioquia, se capturó a 1.620 personas, 380 de ellas del clan del golfo (más del 95 por ciento están con medida de aseguramiento) y se golpeó la estructura delincuencial de 56 bandas dedicadas a la extorsión y el homicidio.

Además de la bandas delincuenciales, el coronel Pardo también enfrentó las elucubraciones mesiánicas del concejal Bernardo Alejandro Guerra, que lo acusó, sin pruebas, en el Concejo de Medellín. El oficial lo demandó por injuria y calumnia y pidió la destitución del dirigente político, proceso que avanza, al lado de otros, en contra de Guerra.

No Comment

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *