Taxistas generan violencia en Medellín

Tres historias de taxistas se tomaron las redes sociales y los medios de comunicaciones de Medellín.  La primera fue reseñada por El Colombiano el fin de semana señaló como un grupo de conductores rodeó un carro particular, trataron de agredir al conductor y quebraron, con pistolas de balines, los vidrios del vehículo.

La segunda historia fue la de un paciente de la Clínica las Américas que pidió a un taxista que no se metiera en la fila de carros y la respuesta fue que el conductor tratar de atropellarlo.

Y la tercera fue un video que se masificó en redes sociales y mostró como un taxista había acondicionado un sistema mecánico para subir la tarifa del taxímetro cada que él hundía un sensor.

Esos tres casos, afectan a un gremio que se vio invadido de marihuaneros, ladrones, atracadores y viciosos que ven el trasporte público como una forma de “ganarse la vida” por las buenas o las malas, perjudicando a los demás conductores que tienen este servicio como su forma de vida.

En el primer caso, unos cien taxistas protestaban alrededor del centro comercial Vizcaya porque una empresa prefería utilizarlo servicios de Uber.

Y allí rodearon un vehículo, el cual resultó con sus vidrios quebrados, además del robo de las pertenencias de quienes allí iban. Por su parte los taxistas dijeron que ellos habían sido los agredidos.

Así contó la historia El Colombiano:

“La versión oficial de los cerca de 80 taxistas que se encontraban allí, es que un auto con vidrios polarizados se acercó a ellos y accionó un arma de fuego, acto que desató la persecución del vehículo.

“La versión de la víctima concuerda con el lugar de la protesta pero, asegura, fueron los taxistas quienes le cerraron el paso cuando transitaba por Vizcaya, en busca de comida y medicinas para su hermano, el acompañante.

“Luego de discutir con los taxistas, se percató de que un grupo de conductores lo seguía y fue alcanzado en la calle 10A, entre las carreras 40 y 41, en El Poblado.

“Me insultaron, me decían rata y amenazaron con dispararme a mí y a mi hermano, sentimos un disparo y nos bajamos del carro a correr”, comentó.

“Según la víctima, quien pidió la reserva de su identidad, los taxistas golpearon el carro al punto de romper los vidrios panorámico, trasero y laterales de su carro, además que les fueron hurtados dos celulares y dinero en efectivo.

“La víctima dice que, por presión de los taxistas, la policía terminó revisando sus audios del teléfono celular, para confirmar que no se trataba de un conductor de Uber”.

 

 

No Comment

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *